¡Oferta!

DIJE LA FLOR DE LA VIDA plata 925

$2,100.00 $1,950.00

Categoría:

Descripción

Significado de la flor de la vida

Todo en la naturaleza, desde la casa de un caracol hasta el movimiento de los planetas responden a un patrón geométrico, del cual se han logrado reconocer diferentes arquetipos geométricos. Hoy vamos a hablar de uno de ellos: la flor de la vida. La flor de la vida tiene 19 círculos del mismo tamaño de donde nacen 36 arcos que conforman un hexágono dentro de un círculo mayor. La flor de la vida contiene otros dos símbolos sagrados como la semilla de la vida y el huevo de la vida, mientras que al mismo tiempo de ella se derivan otras dos formas como el fruto de la vida y el cubo de Metatrón

¿Qué es la Flor de la Vida?

Su forma perfecta, su proporción y armonía ha sido conocida por filósofos, arquitectos y artistas de todo el mundo. Para los paganos esta geometría ancestral contenía un valor religioso que representaba las formas fundamentales del del espacio y el tiempo. En definitiva, es la representación visual de la interconexión de la vida. Es la Matriz de la creación, todo lo que existe en el universo fue creado a partir de este mándala geométrico.

Origen de este símbolo sagrado judaísmo, La Cábala:

De este mándala geométrico deriva el Árbol de la Vida, que es un símbolo muy importante en la Cábala del Judaísmo. El árbol de la Vida contiene los 10 símbolos espirituales, denominados los 10 Sephiroth. Cada Sephiroth un aspecto específico de Dios, por consiguiente, cuando estos símbolos se juntan en el Árbol de la Vida, representan el nombre de Yahvé.

En la Nueva Era

Actualmente este mándala posee un gran significado espiritual y una manera de iluminación a través de visualizaciones y meditaciones con esta forma.

¿Para qué sirve y cómo se usa?

Por ser considerada la matriz de la creación es una forma divina y muy poderosa para armonización de espacios con Geometría sagrada y para sanación en personas y animales. Una de las maneras de armonizar un espacio con Geometría sagrada es colocar un armonizador de geometría sagrada en la habitación, sala de yoga, oficina o comercio que se quiere armonizar. Es importante que el armonizador reciba y deje pasar la luz natural. Es conveniente colocarlo cerca de una ventana para que el armonizador potencie y amplifique la energía lumínica.  Se deberá tener en cuenta el color, dependiendo de qué aspecto de tu vida quiere trabajar o potenciar. Otra manera de utilizar el poder de este mándala es combinándolo con cristales, creando lo que se conoce como Rejillas de cristal. En este caso la flor de la Vida potencia los efectos de los cristales, siendo utilizada en rituales de abundancia, prosperidad, amor, etc. Pero, la manera más potente de utilizar el poder de la Geometría sagrada y especialmente el de la Flor de la vida es realizando meditaciones guiadas visualizando la forma. Consta de centrar tu mirada en una imagen de este código sagrado mientras escuchamos un audio de una meditación guiada.

¿Dónde se encuentra?

Una de las cosas más curiosas de este código sagrado es que se encuentra en casi todas las culturas del mundo. Como por ejemplo en el templo de Abydos en Egipto, en el Golden Temple de India, en la Ciudad de Éfeso en Turquía, en la Ciudad Prohibida en China, en la mezquita de Córdoba y hasta en las fuentes de agua de mi pueblo.

La Flor de la vida en Egipto:

En una columna del templo de Abydos se encuentra grabada una Flor de la Vida. Los arqueólogos sostienen que tiene alrededor de 6 mil años de antigüedad, Pero lo más curioso es que no ha sido tallada, si no que está grabado en la roca como si hubiese sido hecho con un elemento candente o un Láser, debido a su precisión. Algunos argumentan que representa el Ojo de Ra, un símbolo de autoridad del faraón.

Leonardo Da Vinci y La Flor de la Vida

Leonardo Da Vinci se centró en el estudio de este maravilloso mándala y en las propiedades matemáticas que esta contiene. Se ocupó de dibujar tanto La Flor de la Vida, como varias de sus partes, por ejemplo; La Semilla de la Vida. Entre sus obras podrás encontrar diferentes figuras geométricas como la esfera, los sólidos platónicos y el Toroide, así como la proporción Áurea. Todas estas formas puedes encontrarlas dentro del símbolo geométrico que tratamos en este artículo.

Su representación universal

Según un gran experto en geometría sagrada llamado Drunvalo Melchizedek, la flor de la vida existe en el fondo de nuestra conciencia, y así lo demuestran vestigios mesoamericanos, pues en cualquier lugar donde hubo indicios de conciencia miles de años atrás, se pueden encontrar representaciones de la flor de la vida. Su nombre nace de su parecido con una flor, y porque precisamente representa el ciclo de un árbol frutal y su metamorfosis, que se da en cinco pasos: del árbol a la flor, de la flor a la fruta, de la fruta a la semilla y de la semilla vuelve de nuevo al árbol. La naturaleza siempre está en este constante ciclo circular. En este sentido, la flor de la vida representa el origen de las cosas y al mismo tiempo la indisoluble conexión entre todas las cosas. Su patrón es una red que interconecta todos los niveles del universo y representa la unidad con el todo, idea planteada en muchas corrientes filosóficas de todo el mundo ya desde la antigüedad. La flor de la vida es la imagen sagrada de la unidad del cosmos, es la matriz de donde nace todo y a donde vuelve todo. Según Melchizedek, este símbolo sagrado contiene dentro de sus proporciones cada fórmula matemática, cada ley de la física, cada armonía de la música, toda forma de vida biológica incluyendo tu cuerpo específico. Contiene cada átomo, cada nivel dimensional, absolutamente todo lo contenido en universos de forma de onda.

Significado místico

Ahora bien ¿qué hace de este símbolo un elemento universal? ¿acaso yace dormido en la conciencia de la humanidad de dónde emerge en distintas expresiones materiales que los seres humanos han plasmado a lo largo de los siglos? El maestro Drunvalo Melchizedek, afirma que, en efecto, es un símbolo arraigado en la conciencia humana, y que se puede advertir en cualquier lugar en el que se hallen indicios de conciencia. En pocas palabras, se puede encontrar en cualquier parte. Se llama flor, porque es muy parecida a una flor y porque representa el ciclo de un árbol frutal.

Si observamos cualquier árbol de frutas, primero nace una flor pequeña, luego poco a poco y haciendo una metamorfosis se convierte en una fruta, esta fruta, la que sea, mandarina, manzana, tiene dentro una semilla que cuando cae al suelo se convierte en otro árbol. Se hace un ciclo de 5 pasos; de Árbol a flor, de flor a fruta, de fruta a semilla y de semilla a árbol nuevamente. La naturaleza hace esto de manera espontánea y continuamente. Sin embargo, rara vez nos detenemos a advertirlo puesto que estamos acostumbrados a ver lo maravilloso que es este proceso.

Es un proceso que guarda un profundo paralelismo con la vida, o, más exactamente con sus geometrías sagradas subyacentes. Dentro de la flor de la vida están contenidos las figuras del círculo, luego la vesica piscis, conformada por dos círculos que se interceptan justo en el medio. En la interconexión de los círculos sucesivos desde el primer círculo, se hallan diferentes patrones que se pueden aislar, como la semilla de la vida, el huevo de la vida y el árbol de la vida, las cuales, representan figuras sagradas. Finalmente, de la conexión entre estás circunferencias emerge la flor de la vida.

La unidad con el todo

La flor de la vida representa un símbolo de la unidad con el todo. Se podría describir también como una especie de red que interconecta todo. Pero, así como el símbolo de la flor de la vida se puede encontrar en todas partes, la idea filosófica espiritual de la unidad también.

Esta idea, de la unidad del espíritu que plantea Druvalo, además, se puede observar en variadas y diferentes corrientes filosóficas alrededor del mundo, En síntesis, la flor de la vida es la representación sagrada de la unidad del cosmos, tiene toda la información de lo que existe en el universo traducido en una forma geométrica, que produce una frecuencia vibratoria y por lo tanto forma una matriz energética. Es un símbolo que representa la conexión entre la vida y el espíritu dentro del universo.

La Flor de la Vida contiene dentro de sus proporciones todos y cada uno de los aspectos de la vida que existen. Contiene cada fórmula matemática, cada ley de la física, cada armonía de la música, toda forma de vida biológica incluyendo tu cuerpo específico. Contiene cada átomo, cada nivel dimensional, absolutamente todo lo contenido en universos de forma de onda

La flor de la vida y sus representaciones A la flor de la vida se le puede encontrar en esculturas: En la naturaleza, sobre todo en plantas y flores, podemos ver semejanzas con la flor de la vida.

Meditación con la flor de la vida

Se puede hacer una meditación con la flor de la vida, como si estuviéramos meditando con un mándala. De hecho, hay muchos mandalas basados en la geometría de la flor de la vida y, cuando vemos su figura muy rápidamente, la relacionamos con un mándala. Meditar con esta figura, es meditar sintiendo o visualizando la conexión entre todos los seres y, por consiguiente, con distintos grados de conciencia.

El tipo de meditación con base en la flor de la vida es una forma de meditación trascendental, donde centramos nuestra atención en el símbolo sagrado de la flor de la vida. Otra forma de meditar con este símbolo es imprimirlo en blanco y negro y comenzar a dibujarlo por dentro. Estar concentrado dibujando y eligiendo colores, te hará desconectarte de tu día a día por un rato, y es también un tipo de meditación.

Podemos expandir nuestra comprensión sobre este símbolo meditando con la flor de la vida, simplemente observando la figura. Es muy utilizada en cualquier tipo de actividad espiritual puesto que, viendo la creación desde la geometría sagrada, en última instancia, representa la energía vital que subyace en todas las formas de creación, energía a la que estamos indefectiblemente unidos como parte integral.

La Vesica Piscis

Comenzamos dibujando un círculo en el centro y conservando siempre la misma medida y haciendo centro en la primera circunferencia, realizamos una segunda circunferencia. Lo que nos daría la Vesica Piscis.

La Semilla de la Vida

Utilizando los puntos de intersección de los dos círculos anteriores, Tendremos así, la semilla de la vida. Estos 7 pasos simbolizan los 7 días de la creación. Por eso algunas culturas lo consideran un símbolo de fertilidad y de creación.

El huevo de la Vida

Anclando la energía en la intersección de los 6 círculos exteriores de la semilla de la vida que acabamos de dibujar realizamos otros 6 círculos, creando así el llamado Huevo de la Vida.

La Flor de la Vida

Partiendo de la imagen anterior (El huevo de la Vida) y anclando nuevamente en las intersecciones de los círculos externos realizamos otros 6 círculos, este patrón contiene 19 círculos completos.  Completa la Flor dibujando medios círculos anclando la energía en los puntos de intersección de los círculos externos y en los puntos tangentes con el círculo envolvente exterior. No te olvides de completar los pétalos de las flores externas. Luego, elimina las líneas que sobran. Cuando termines tendrás 19 flores dentro de su correspondiente circulo cada una.

El fruto de la vida, el cubo de metatron y Los sólidos platónicos

Dentro de la Flor podemos encontrar el Fruto de la vida y uniendo todos los centros de los círculos del fruto, obtenemos el Cubo de Metatron y los Solidos Platónicos

 

Información adicional

Peso 12 g
Dimensiones 35 × 0.15 mm